Obsolescencia programada en móviles, cómo evitarla

Cada año salen al mercado una gran variedad de smartphones. Así, marcas en crecimiento como Samsung o Xiaomi, presentan del orden de 30 modelos de teléfonos móviles al año o más. Otras marcas, como Apple, se centran en el desarrollo de pocos terminales cada año, pero muy bien avalados por el marketing y su experiencia de uso. Sin embargo, ninguno de estos móviles nuevos se libra de lo que podemos llamar obsolescencia programada en smartphones.

Las posibilidades del mercado son muchas: hay quien quiere teléfonos ultra resistentes, otros integran una buena cámara en su móvil, mientras que unos poco quieren smartphones pequeños pero potentes. Pero la obsolescencia está presente en todos ellos.

La nueva legislación sobre electrónica plantea conceptos como el índice de reparabilidad y promueve la ampliación de la vida útil de nuestros dispositivos.

Obsolescencia el móviles

Está claro que las compañías quieren vendernos los nuevos teléfonos. Para ello tienen que conseguir que el consumidor vea la necesidad de cambiar su modelo antiguo.

Sin embargo, las estrategias de los fabricantes y distribuidores no siempre gozan de total transparencia. Esto es debido a la fuerte competencia y a que se juegan su permanencia en un mercado muy competitivo y de rápida evolución como es el de los productos tecnológicos.

En esencia, los consumidores cambiamos de móvil por 3 razones principales:

  • El terminal se nos ha estropeado.
  • Necesitamos más funcionalidades por razones de trabajo u ocio.
  • Simplemente se nos apetece cambiar de móvil.

El mercado ha creado la necesidad de que cada uno tengamos (por lo menos) un smartphone. Aplicaciones como Whatsapp han transformado nuestra manera de comunicarnos, las aplicaciones de Streaming nos acompañan en nuestro día a día y el correo electrónico es vital para nuestra vida laboral.

Aunque muchas veces nos convencemos de que compramos un smartphone nuevo solo y cuando es estrictamente necesario, la realidad es que muchos lo sustituyen al año y medio e incluso más frecuentemente.

Atrás quedaron los años de tirar nuestro teléfono cuando ya no servía para nada y, exceptuado consumidores en ciertas franjas de edad, nos deshacemos de nuestro smartphone principalmente por deseos de tener un nuevo terminal más que por razones de peso.

Por otro lado, el reciclaje de los productos electrónicos es cada vez más necesario. Sin embargo, la obsolescencia programada dificulta esta tarea haciendo que se generen más residuos. De esto también tienen la culpa los fabricantes. Veamos porqué.

¿Qué es la obsolescencia?

Coches antiguos que evocan la obsolescencia de la tecnología actual
Coches antiguos que evocan la obsolescencia de la tecnología actual

Antes de analizar la obsolescencia programada en Smartphones, vamos a analizar en qué consiste exactamente este concepto. Si consultamos en Wikipedia vemos que:

La obsolescencia programada u obsolescencia planificada es la determinación o programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño de dicho producto, este se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible por diversos procedimientos.

De esta manera, podemos concluir que la obsolescencia programada es una estrategia más del fabricante para vender más productos. De hecho, son los propios desarrolladores los que deciden cuando el aparato dejará de sernos útil. Los productos pasan así a tener un tiempo de vida específico y, tras el transcurso de este, quedan inservibles y obsoletos.

Última actualización el 2022-08-18. El precio final puede diferir del publicado aquí.

Tipos de obsolescencia programada

Está claro que la obsolescencia programada beneficia sobre todo a los fabricantes y, de manera indirecta, a los distribuidores. Esto se debe a que estimula las ventas y, por lo tanto, incrementa los ingresos.

Si bien es cierto que también influye positivamente en la creación  de puestos de trabajo, tanto en la cadena de fabricación como de distribución, esta práctica supone un riesgo ecológico que no vamos a analizar en este post.

Nos centraremos en la obsolescencia programada, de la que existen varios tipos:

  • Cuando el producto está diseñado para fallar transcurrido cierto tiempo: Es una práctica muy poco ética, pero el caso es que se hace. Si no ¿Cómo se explica que los frigoríficos antes duraran hasta 30 años y ahora apenas lleguen a los 7-8? Otro ejemplo de este tipo de obsolescencia programada es el de las bombillas: existen bombillas de más de 100 años que funcionan, mientras que las nuestras tienen una vida útil de unos 2 años.
  • Cuando el producto queda obsoleto debido a la evolución tecnológica: Aunque pueda parecer que este no es un caso de obsolescencia programada, muchos fabricantes de productos tecnológicos manipulan el software para que no sea compatible con dispositivos antiguos. Incluso durante el desarrollo de un nuevo producto y mucho antes de que se encuentre en el mercado, estipulan cierto tiempo tras el cual lo van a sustituir por otro mejor. De esta manera continúa el ciclo del consumo.
  • Cuando se genera la necesidad en el consumidor de cambiar el producto: este apartado está muy relacionado con las modas y el deseo. El deseo de adquirir un smartphone nuevo, independientemente del estado del nuestro, es un factor determinante. Tenemos un producto funcional y aun así lo cambiamos.

Obsolescencia programada en smartphones

Los avances en tecnología de los smartphones provoca que estos se queden obsoletos antes que otros productos

Si no hemos sucumbido ante el encanto de estrenar un nuevo smartphone, tampoco estamos a salvo de tener que renovarlo en un tiempo muy breve.

Nos encontramos con que la obsolescencia a nivel de software es muy evidente. Cuando pasa cierto tiempo, incluso mucho antes de que nuestro dispositivo se estropee, ya hemos dejado de recibir actualizaciones. La carencia de actualizaciones en nuestro dispositivo hace que nos encontremos con este tipo de situaciones:

  • Nuestro juego o aplicación favorito ha dejado de funcionar: no deja de ser un mero inconveniente, sobre todo en el caso de los videojuegos. Pero cuando se trata de una App que utilizamos para trabajar el tema se complica. ¿Cambiamos de móvil o buscamos una alternativa que funcione en nuestro terminal?
  • Fallos en la seguridad de nuestro dispositivo: Tener un dispositivo antiguo significa también que nuestros datos no están lo suficientemente seguros. Dependiendo de cuanta importancia le demos a los datos almacenados, una seguridad deficiente puede suponer un gran riesgo.

La posibilidad de sustituir una aplicación por otra similar que funcione en nuestro móvil y, porqué no decirlo, en el ordenador, es prácticamente inexistente. Cada nuevo programa requiere que invirtamos un cierto tiempo en adaptarnos a él. Y, dicho sea de paso, si para evitar tener que perder nuestro valioso tiempo, necesitamos comprar un smartphone nuevo, la mayoría lo hacemos.

Los problemas de seguridad son un tema importante. Los dispositivos antiguos que ya no se pueden actualizar pueden ser susceptibles a tener brechas de seguridad que pongan en peligro nuestros datos y nuestro dinero. Ante este panorama, el consumidor preocupado decide cambiar antes de enfrentarse a cualquier otro problema.

Cómo evitar la obsolescencia programada en móviles

Como consumidores siempre hay algo que podemos hacer para evitar la obsolescencia programada de nuestros dispositivos electrónicos. Si bien los móviles son los gadgets en los que es más complicado aumentar su uso en el tiempo, siempre tenemos posibilidades de hacerlo.

  • Nuestro móvil se ha quedado sin capacidad: esta es una de las cosas más fáciles de solucionar. Podemos subir nuestras fotos y vídeos a cualquier servicio de la nube o también comprar una tarjeta microSD de más capacidad.
  • Nuestro móvil va lento: Es posible que tengamos el móvil saturado o que se trate de una avería. Igual las aplicaciones más modernas tienen la culpa.
  • La cámara de fotos tiene poca calidad: ¿Tienes la seguridad de que la cámara de fotos de tu móvil no es buena? Si no imprimes las fotos o las utilizas en tu trabajo, es más que probable comprar un móvil con más megapíxeles sea un simple un capricho.
  • Las apps que usamos ya no se actualizan pero todavía funcionan: Cuando las aplicaciones se adaptan a los nuevos dispositivos del mercado, los antiguos móviles pueden no aceptar las nuevas actualizaciones. Si esto no influye en el uso que le das al móvil, no tiene porqué preocuparte demasiado.
  • Las apps que usamos no funcionan: Aquí tenemos que valorar si utilizamos la app que ya no sirve para el trabajo, para el ocio o si lo que ha dejado de funcionar es una app esencial.
  • La batería dura menos que antes: Con el tiempo las baterías se deterioran y ya no aguantan tanto como al principio. La solución es más que simple: utiliza una batería externa o lleva el móvil a un servicio de reparaciones si su estado es crítico.

Nueva legislación contra la obsolescencia programada

Tanto la Unión Europea como España se han propuesto proteger a los consumidores de ciertas prácticas de los fabricantes. Desde el 1 de enero de 2022 las cosas han cambiado a mejor en Europa:

  • La garantía de los productos físicos pasa a ser de 3 años (anteriormente era de 2 años).
  • El plazo de garantía para contenidos o servicios digitales es de 2 años.
  • Los fabricantes tendrán la obligación de tener piezas de repuesto hasta 10 años después de la fecha en la que el producto deje de fabricarse (antes era de 5 años).
  • Se amplía a dos años el periodo en el que el consumidor no necesita demostrar la falta de conformidad del producto (antes era de 6 meses).

Esta nueva normativa se aplica desde el 1 de enero de 2022 para productos vendidos a partir de esa fecha. Lo que se pretende con esta medida y otras tantas es conseguir un consumo más sostenible, una menor generación de residuos peligrosos y proporcionar un cierto margen de ahorro al consumidor.

Está más que claro que no vamos a ver una gran mejoría a nivel social. Pero individualmente, si se estropea un producto que acaba de cumplir los dos años, al menos tendremos derecho a que nos lo reparen hasta que este tenga cumplidos los 3 años desde la compra.

Otras medidas para reducir el gasto es promover el mismo tipo de cable para todos los teléfonos. En esto se ha avanzado mucho desde el principio de la era del móvil, en la que cada terminal tenía un cargador distinto. Actualmente la mayoría de los terminales se venden con cable USB tipo C, unos tantos con micro USB y, finalmente, Apple sigue con su conector Lightning.

¿Qué es el índice de reparabilidad?

la reparación de los teléfonos móviles se hace cada vez más necesaria para combatir su obsolescencia

La reparación de los dispositivos electrónicos es una prioridad actualmente en la Unión Europea. Sin embargo no siempre hemos estado tan preocupados por el medioambiente, la economía familiar y otros asuntos de importancia clave.

En julio de 2017, la Eurocámara aprobó recomendaciones de que los Estados miembros de la UE aprobaran leyes que dieran a los consumidores el derecho a reparar su electrónica, como parte de una modificación mayor de la Directiva de ecodiseño de 2009, que requirió a los fabricantes para que produjeran dispositivos más eficientes energéticamente y limpios. La capacidad de reparar los dispositivos se contempla por estas recomendaciones como medios para reducir residuos y el gran problema ambiental que originan .

Fuente Wikipedia

El índice de reparabilidad, anunciado en abril de 2021, es la respuesta del Gobierno de España a las nuevas recomendaciones de la UE. Este índice consistirá en una clasificación del 1 al 10 de los aparatos electrónicos en función de cinco criterios delimitados:

  1. Documentación sobre la reparación proporcionada por el fabricante
  2. Sencillez del desmontaje del producto
  3. Alta disponibilidad de las piezas de repuesto
  4. Relación del precio de las piezas de repuesto con el precio de venta del producto
  5. Más criterios en función de la categoría del producto

Obviamente, esta puntuación será supervisada por autoridades preparadas para ello y no solo por los propios fabricantes. Si la implantación de este índice prospera (de momento no lo hemos visto en ningún producto) suponemos que incentivará el consumo de ciertos dispositivos tal y como lo hizo el índice de clasificación energética.

Cuando las aplicaciones que usamos dejan de funcionar

Otro tipo de obsolescencia que se da muy frecuentemente es con móviles antiguos para los que las nuevas actualizaciones de las Apps ya no son efectivas. He visto varias situaciones en las que las aplicaciones funcionan de diferente forma, incluso en el mismo dispositivo:

  • El dispositivo no deja instalar ciertas aplicaciones desde la tienda: esta es la situación más común que podemos encontrar, aunque no se suele dar en todas las Apps a la vez. Cuando un móvil o tablet está obsoleto, las Apps creadas para las nuevas versiones del sistema operativo ya no pueden ser instaladas.
  • Las aplicaciones ya instaladas dejan de funcionar: Esta es, con total probabilidad, la situación más indeseable que podemos encontrarnos. Personalmente me ha sucedido con un proveedor de streaming de España y no encontré otra solución que no fuera cambiar de tablet.
  • Las aplicaciones no se actualizan pero la versión instalada sigue funcionando: Esta es la mejor situación, para mi gusto. Aunque la App no se actualice y no tengas acceso a las nuevas mejoras que el desarrollador implemente, sigue funcionando como hasta el momento. Esto evita que tengas que cambiar tu móvil o tablet con urgencia. Aunque tarde o temprano será conveniente hacerlo.

¿Hay solución cuando las Apps dejan de funcionar en nuestro móvil antiguo?

La realidad es que poco se puede hacer con la obsolescencia natural que se da en dispositivos antiguos. Por lo que hay que buscar otras opciones.

Muchas de las aplicaciones más famosas tienen su versión de escritorio. Por ejemplo, Whatsapp puede ser ejecutado en ordenador con mucha facilidad. Lo mismo sucede con otras aplicaciones de mensajería, programas de almacenamiento online como Dropbox, etc.

En el caso de los juegos es más complicado. Es raro que encontremos la misma versión del juego de móvil para el PC y, en el caso de que exista, no suelen ser compatibles.

WhatsaApp puede funcionar tanto en el móvil, como en el ordenador

Obsolescencia según sistema operativo

Desde la llegada de los smartphones a nuestras vidas, los tiempos de renovación de los móviles se ha reducido ostensiblemente. Muchos renuevan su smartphone cada 24 meses o lo que es lo mismo, el tiempo que ofrecen las compañías de telefonía para pagar. Aunque para smartphones de gama alta, el tiempo de la financiación que nos dan se puede extender hasta 30 meses.

Algunos compañías no tienen problemas en expresarse claramente. Así Apple ha declarado que la vida útil de un dispositivo iOs es de un máximo de 3 años. De este modo, cuando hayan transcurrido 3 años desde el lanzamiento (no desde la compra) de nuestro modelo de iPhone o iPad, Apple ya no actualizará su sistema operativo. Nuestro iPhone ya no admitirá las nuevas aplicaciones y, si queremos mantener la funcionalidad de este, estaremos obligados a adquirir otro terminal.

Afortunadamente mi experiencia con Apple no ha sido así. Salvo mi vieja iPad Mini de primera generación que todavía tengo en uso (lleva ya 10 años funcionando desde que la compré en 1012), pude disfrutar de actualizaciones de Apple durante más de esos 3 años. Aunque, el as en la manga se lo guardan.

La situación de Android es más complicada por la fragmentación del sistema y por la gran cantidad de fabricantes existentes. ¿Mejora Android la situación de Apple? En definitiva, no. De hecho puede empeorarla.

Muchos fabricantes no actualizan su sistema al ritmo del mercado y podemos descubrir que nuestro nuevo smartphone, no admita cierta aplicación de la tienda. Aunque de los juegos podemos prescindir y las aplicaciones más utilizadas están preparadas para funcionar en casi todos los dispositivos.

Obsolescencia en Smart TV Android

Si tienes un Smart TV, habrás descubierto que la fragmentación en estos dispositivos es aun mayor que en los móviles. En mi caso ha sido un verdadero caos encontrar Apps que funcionen con mi televisor recién comprado. La tienda de Aplicaciones de Smart TV no tiene nada que ver con la del móvil y el software que descargo funciona de diferente manera.

Hasta el momento hemos supuesto que un televisor tiene una vida útil mayor que la de un móvil. Además, la mayoría de nosotros no estamos dispuestos a cambiar nuestra tele cada dos años.

Así que la pregunta es ¿Qué hago cuando la parte "Smart" de mi Smart TV deje de funcionar? Afortunadamente la solución es clara: recurrir a dispositivos como las TV Box de Android:

Bestseller No. 1
Google Chromecast (3.Gen) - Ordenador de Sobremesa
Google Chromecast (3.Gen) - Ordenador de Sobremesa
Mediaplayer google chromecast iii 2018 streaming stick hdmi wlan
39,99 EUR

Última actualización el 2022-08-18. El precio final puede diferir del publicado aquí.

Última actualización el 2022-08-18. El precio final puede diferir del publicado aquí.

¿Merece la pena cambiar nuestro smartphone?

A pesar de todos lo dicho, la realidad es que podemos utilizar nuestro smartphone durante más tiempo. Si nuestro teléfono se ha estropeado, poco podemos hacer. Pero si este no es el caso, párate a pensar si realmente necesitas cambiarlo. Si queremos sustituirlo por un deseo personal hemos de saber ciertos datos antes de proceder a la compra.

  • Una cámara mejor no es excusa para renovar el teléfono salvo que hagamos frecuentes impresiones de nuestras fotos. Muchos solo vemos las fotos en nuestro teléfono y no en el ordenador, por lo que no vamos a distinguir la diferencia de megapíxeles. Y con las resoluciones de las cámaras actuales la calidad es mucho mejor.
  • Si te fijas bien la pantalla no está tan mal. Además los teléfonos con pantalla grande son menos resistentes a las caídas por razones obvias. Un par de rayas no le quita funcionalidad a tu teléfono y los teléfonos pequeños tienen sus ventajas.
  • Una buena gestión del espacio de nuestro terminal mejorará su rendimiento. También podemos solucionar el problema del espacio utilizando tarjetas de memoria o servicios como Dropbox.

Si a pesar de esto te decides a cambiar tu smartphone, enhorabuena. Todos disfrutamos de la compra de un nuevo dispositivo y nos merecemos un pequeño capricho.

21,73 EURBestseller No. 1
XIAOMI Xiaomi smartphone redmi 9c NFC 3/64gb VERDE LIBRE
XIAOMI Xiaomi smartphone redmi 9c NFC 3/64gb VERDE LIBRE
Smartphone Xiaomi Redmi 9C NFC 3GB/ 64GB/ 6.53"/ Verde Aurora
155,73 EUR −21,73 EUR 134,00 EUR
Bestseller No. 4
Xiaomi Redmi Note 11S - Smartphone 6+64GB, Pantalla AMOLED 6.43' 90Hz FHD+, MediaTek Helio G96,...
Xiaomi Redmi Note 11S - Smartphone 6+64GB, Pantalla AMOLED 6.43" 90Hz FHD+, MediaTek Helio G96,...
Tamaño de pantalla: 6.43 inches; Tipo de conector: USB tipo C
229,00 EUR
33,91 EURBestseller No. 5
Xiaomi Redmi 10 2022 Smartphone 6.5' FHD + DotDisplay, MediaTek Helio G88, AI Quad cámara (4 GB +...
Xiaomi Redmi 10 2022 Smartphone 6.5" FHD + DotDisplay, MediaTek Helio G88, AI Quad cámara (4 GB +...
redmi; redimi 10; redmi 10 2022; xiaomi redmi 2022
204,51 EUR −33,91 EUR 170,60 EUR

Última actualización el 2022-08-18. El precio final puede diferir del publicado aquí.