El reciclaje de productos tecnológicos es cada vez más necesario

Los Residuos de aparatos eléctricos y electrónico (RAEE) constituyen un problema en la sociedad actual. Muchos ciudadanos no conocen cómo deben deshacerse debidamente de ellos para que lleguen a la cadena de reciclaje correspondiente.

50,00 EURBestseller No. 2
Xiaomi Mi 10T Lite 5G - Smartphone 6+128GB, 6,67'' FHD+ DotDisplay, Snapdragon 750G, Cámara...
Xiaomi Mi 10T Lite 5G - Smartphone 6+128GB, 6,67"" FHD+ DotDisplay, Snapdragon 750G, Cámara...
Mi 10T Lite viene con una cámara de 16 MP agujereada en su pantalla; Mi 10T Lite incluye NFC, permitiendo el pago contactless a través de Google Pay
329,00 EUR −50,00 EUR 279,00 EUR

Última actualización el 2021-11-30. El precio final puede diferir del publicado aquí.

¿Qué significa RAEE? Legislación sobre el reciclaje tecnológico

Las siglas de RAEE corresponden a Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Por lo tanto, los aparatos electrónicos que desechamos de nuestros hogares pasan a estar incluidos en esta categoría. Móviles, televisores, tablets y otros dispositivos que ya no vamos a utilizar, pasan todos ellos a convertirse en materiales que han de ser reciclados y reutilizados.

Para llegar a la definición exacta de RAEE, tenemos que remitirnos a las leyes españolas. El Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos es la legislación actualmente vigente para el reciclaje de RAEE. Según este Real Decreto y en su apartado 3 encontramos estas dos definiciones:

a) «Aparatos eléctricos y electrónicos» o «AEE»: todos los aparatos que para funcionar debidamente necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos, y los aparatos necesarios para generar, transmitir y medir tales corrientes y campos, que están destinados a utilizarse con una tensión nominal no superior a 1.000 voltios en corriente alterna y 1.500 voltios en corriente continua.

f) «Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos» o «RAEE»: todos los aparatos eléctricos y electrónicos que pasan a ser residuos de acuerdo con la definición que consta en el artículo 3.a) de la Ley 22/2011, de 28 de julio. Esta definición comprende todos aquellos componentes, subconjuntos y consumibles que forman parte del producto en el momento en que se desecha.

Sin embargo, no todos los aparatos tecnológicos se pueden considerar incluidos dentro de los AEE, por lo que el Real Decreto anterior no se aplicaría a ellos. Algunas excepciones son: aparatos destinados a fines militares, bombillas de filamento, aparatos de investigación, etc.

¿Cuál es la importancia de la lesgislación sobre los RAEE?

Todos los productos que se fabrican deberían ser biodegradables o reciclables, sin embargo no siempre sucede así. Los residuos tecnológicos, en especial, constituyen un problema debido a los desechos peligrosos y difíciles de procesar que los componen. La legislación sobre los Residuos Tecnológicos nace para proponer un medio legal y obligatorio de tratar este tipo de residuos.

La creciente cantidad de desechos electrónicos que se producen en todo el mundo es uno de los problemas más urgentes y una de las mayores amenazas fatal para el medio ambiente. Estos residuos de pueden eliminar o procesar de varias formas. Una legislación centrada en los aspectos más ecológicos de la gestión de estos residuos proporciona pautas a la población, a los distribuidores y a los fabricantes para cuidar del medioambiente.

¿Estas leyes son perfectas? No. ¿Todo el mundo las cumple? No. Sin embargo, el hecho solo de plantear que existe un problema y aplicar soluciones más o menos efectivas para solucionarlo, nos situa en el buen camino.

¿Qué se debe hacer con los aparatos tecnológicos que ya no sirven?

Como consumidores finales tenemos posibilidades de contribuir al cuidado del medioambiente tratando los residuos tecnológicos de varias formas: extender su uso, reparación, venta, donación de tecnología y reciclaje.

No renovar el producto por capricho

Sucede mucho sobre todo con los dispositivos móviles: nuestro teléfono o tablet está perfectamente, pero aun así lo cambiamos por que deseamos uno nuevo. Nos convencemos a nosotros mismo que esa característica que deseamos, es realmente necesaria, cuando no es así.

Las nuevas tendencias minimalistas nos invitan a incrementar el tiempo de uso que les damos a nuestros aparatos. No solo mejora nuestra economía, sino que también proporciona una mayor protección al medioambiente.

Reparar electrónica

Si reparamos nuestros productos electrónicos cuando se estropean, podemos incrementar su vida útil y reducir residuos. Si bien es cierto que los fabricantes procuran estimular las ventas, haciendo que las reparaciones sean caras, los gobiernos están procurando terminar con estas prácticas implementando legislaciones para combatirlas.

Venta de RAEE que ya no usamos

Con el creciente mercado de segunda mano y la velocidad a la que cambiamos nuestros aparatos tecnológicos, es muy posible que podamos venderlos y con ello sacar una remuneración extra.

Aparte de la ventaja obvia de conseguir algún dinero, la reutilización de aparatos electrónicos antiguos tiene ventajas obvias para la ecología. Al generar menos residuos, también se genera menos contaminación.

Actualmente los gobiernos han puesto en marcha planes de lucha contra la obsolescencia programada. Con este tipo de legislaciones se pretende controlar la contaminación, a la vez que se pone freno al crecimiento poco ético de algunas empresas.

Donación

Por poner un ejemplo, no siempre es posible vender un móvil que todavía funciona. Sin embargo, tratar de donarlo, puede ser más sencillo. Algunas organizaciones no gubernamentales recogen y distribuyen aparatos electrónicos (sobre todo móviles) que luego proporcionan a personas que los necesitan y que no pueden adquirir uno nuevo.

Reciclaje

El reciclaje de tecnología constituye un problema para el consumidor final, ya que no siempre conocemos cómo debemos proceder con nuestros aparatos electrónicos desechados.

Como detalle, decir que es muy sencillo encontrar tiendas físicas en las que podemos depositar nuestro teléfono móvil y los ayuntamientos disponen también de un teléfono para recogida de residuos como muebles y electrodomésticos. Por otra parte, también disponemos de puntos limpios en los que dejar lo que ya no nos sirve.

¿Qué objetos tecnologicos se pueden reutilizar?

El reciclaje de productos tecnológicos es cada vez más necesario

La forma más eficaz de reducir los residuos es, en primer lugar, no crearlos. Fabricar un nuevo producto requiere una gran cantidad de materiales y energía. Las materias primas deben extraerse de la tierra, y el producto debe fabricarse y luego transportarse al lugar donde se venderá. Como resultado, la reducción y la reutilización son las formas más efectivas de ahorrar recursos naturales, proteger el medioambiente y ahorrar dinero.

La verdad es que cualquier producto tecnológico en funcionamiento se puede reutilizar. Desde hace algunos años, y tras el boom consumista de las últimas décadas, hay sectores de la sociedad que abogan por un consumo más sostenible.

Por otra parte, incluso los componentes de objetos electrónicos estropeados son susceptibles de ser reutilizados. Hemos visto pantallas de ordenador convertidas en casitas para gatos, chips informáticos como pendientes y joyería y piezas de arte realizadas con desechos de electrónica.

¿Qué es el reciclaje tecnológico?

El reciclaje tecnológico es el conjunto de métodos aque se implementar con el fin de reducir los desechos sólidos mediante la reutilización de materiales desechados para fabricar nuevos productos.

Las tres fases integrales del reciclaje son la recolección de materiales reciclables, la fabricación o el reprocesamiento de estos materiales en nuevos productos y la venta de estos productos. Actualmente contamos con diversas técnicas para reciclar materiales.

¿Por qué el reciclaje de productos tecnológicos es necesario?

Con nuevos dispositivos cada vez más baratos, la sociedad ha obtenido enormes beneficios. Este crecimiento explosivo en la industria de la electrónica, sin embargo, ha llevado a un problema de rápida escalada de productos electrónicos o desechos electrónicos al final de su vida útil.

Los RAEE integran componentes y materiales que, de ser liberados en el medioambiente, resultarían altamente contaminantes. El reciclaje de residuos tecnológicos y electrónicos es necesario porque así se recuperan mterias primas valiosas, se evita que materiales tóxicos lleguen al medio ambiente, se tratan debidamente los desechos sólidos y se protege a la población frente a la contaminación.

Los RAEE son una rica fuente de materias primas

A nivel internacional, solo el 10-15 por ciento del oro que proviene de los desechos electrónicos se recupera con éxito, mientras que el resto se pierde. Irónicamente, los desechos electrónicos contienen depósitos de metales preciosos que se estima que son entre 40 y 50 veces más ricos que los minerales extraídos de la tierra, según las Naciones Unidas.

Los RAEE contienen materiales tóxicos

Debido a que los dispositivos electrónicos antiguos contienen sustancias tóxicas como plomo, mercurio, cadmio y cromo, el procesamiento adecuado es esencial para garantizar que estos materiales no se liberen al medio ambiente. También pueden contener otros metales pesados ​​y retardadores de llama químicos potencialmente tóxicos.

Tratamiento de desechos sólidos

Debido a la explosión del crecimiento en la industria electrónica, combinada con un ciclo de vida corto del producto, ha llevado a un rápido aumento en la generación de desechos sólidos. Estos productos deben de ser tratados debidamente para evitar problemas de contaminación.

Protección de la población: movimiento internacional de desechos peligrosos

El movimiento incontrolado de desechos electrónicos a países donde la mano de obra barata y los enfoques primitivos de reciclaje, han dado lugar a riesgos para la salud de los residentes expuestos a la liberación de toxinas sigue siendo motivo de preocupación. La comunidad internacional está preocupada por el exceso de contaminación y de residuos en algunas de las zonas más pobres del planeta.

¿Cómo se debe realizar el reciclaje de componentes electrónicos? Paso a paso

proceso de reciclaje de tubos de rayos catódicos

Debido a que los desechos electrónicos contienen una variedad de materiales, incluidos plásticos, vidrio y metales, el reciclaje de los RAEE requiere varios pasos para recuperar estos recursos de la manera más eficiente.

En general, tanto el trabajo manual como la automatización están involucrados durante el proceso de reciclaje de desechos electrónicos. El uso de equipos automatizados durante el proceso de reciclaje ayuda a recuperar de manera eficiente los materiales reutilizables, elimina los desechos peligrosos y protege a los trabajadores y al medio ambient1

Paso 1: clasificación y separación manual

Los artículos electrónicos se clasifican manualmente y los componentes que no deben triturarse se retiran a mano, como baterías, sistemas UPS, cartuchos de tóner y luces fluorescentes.

Paso 2: Trituración

En un paso inicial se trituran los elementos electrónicos en piezas pequeñas de 100 mm y, en un paso posterior, se descomponen los materiales en fragmentos aún más pequeños y adecuados para el proceso de separación.

El polvo extraído durante este proceso se elimina mediante métodos respetuosos con el medio ambiente.

Paso 3: eliminación magnética

Los fragmentos de acero y hierro se recogen mediante imanes.

Paso 4: separación metálica y no metálica

Otros metales, como el aluminio, el cobre y el latón, se separan de los materiales no metálicos, como el vidrio y el plástico. La separación se produce a través de corrientes de Foucault, identificación óptica e imanes.

Paso 5: Separación por agua

El plástico y el vidrio se separan con agua. El vidrio que contiene plomo puede enviarse a fundiciones de plomo para utilizarlo en la fabricación de nuevos productos, como baterías y protectores de rayos X.

Los plásticos se separan por color y se venden a recicladores de plástico.

Residuos electrónicos viejos

Una vez que se han separado las materias primas, se pueden vender como productos básicos a recicladores y fabricantes para fabricar nuevos dispositivos electrónicos u otros artículos.

Las placas de circuito se muelen y funden, los gases se capturan y los metales se pueden vender como materias primas. La madera de los gabinetes de modelos de televisores más antiguos se puede astillar y usar para quemarlos como biocombustible.

El proceso de reciclaje de tubos de rayos catódicos

Los tubos de rayos catódicos (o CRT) que están presentes en los monitores de computadora y los televisores viejos contienen grandes cantidades de toxinas, como el plomo, que pueden ser dañinas para la salud humana y el medio ambiente. Por esta razón el reciclaje de estos dispositivos requiere un proceso separado de la mayoría de los demás dispositivos electrónicos.

¿Qué se obtiene al reciclar los artefactos tecnologicos?

Como hemos visto, al reciclar productos tecnológicos recuperamos diversos materiales para su reutilización. Entre los metales empleados en la fabricación de estos dispositivos encontramos oro, hierro, aluminio, cobre, latón, bronce y otros.

Además, el plástico y el vidrio que compone nuestros dispositivos, regresa a plantas de fabricación para la construcción de nuevos productos.

No hemos hablado de los envases y embalajes. Estos, compuestos mayormente por cartón y plásticos, se reintegran en la cadena productiva para crear cajas y envases reciclados.

¿Dónde se puede reciclar la basura electrónica y los aparatos electrónicos y eléctricos?

puntos de reciclaje tecnológico o de RAEE
La Fundación ECOLEC nos ofrece un excelente buscador de puntos de reciclaje tecnológico. Haz clic en la imagen para abrir su web.

 

En España se pueden encontrar varios puntos de reciclaje de tecnología. Además, como consumidores, tenemos a nuestro alcance formas de depositar nuestros aparatos de forma segura y no contaminante:

  • Tiendas: Muchas tiendas físicas disponen de contenedores en los que podemos depositar nuestro viejo móvil, por ejemplo. Ellos ya se encargarán de reciclarlo debidamente.
  • Recogida de electrodomésticos cuando compramos uno nuevo: Los vendedores disponen de métodos de recogida de electrodomésticos viejos de gran tamaño. De esta forma, al adquirir un nuevo refrigerador, el distribuidor se llevará el viejo sin ningún coste para nosotros.
  • Ofertas de los distribuidores: En los últimos años hemos asistido al crecimiento de ofertas del tipo " te damos dinero por tu viejo televisor, nevera, etc." Estas iniciativas, si bien son cómodas para nosotros, buscan también incentivar el consumo.
  • Recogida de residuos por parte de los ayuntamientos: Los ayuntamientos de las ciudades de cierto tamaño disponen de un sistema de recogida de residuos. Funciona de manera que, realizando una llamada, nos proporcionan un día y una hora en la que podemos dejar nuestro mueble o electrodoméstico en la calle.

Reciclar es necesario

Reciclar  significa utilizar materiales que ya se han utilizado, en lugar de crear nuevas materias primas. Dado que las materias primas a menudo provienen de nuestros bosques más importantes, como las selvas tropicales, el reciclaje puede reducir la necesidad de estas.

Las materias primas también podrían incluir recursos naturales como madera, agua y minerales. Cuando reciclamos nuevos materiales, podemos preservar los hábitats naturales, los bosques, las selvas tropicales y darle a la Tierra la oportunidad de crecer y sanar.