Tipos de virus informáticos más comunes y malware en internet

El Malware es una de las mayores amenazas que actualmente podemos encontrarnos en internet. Este sofware ha sido creado con los únicos fines de  dañar nuestros equipos, robar datos o inundarnos de publicidad. Veremos las clases de malware que más fácilmente se encuentran en internet y también los tipos de virus informáticos más comunes y sus características.

¿Qué es el Malware?

Malware es el término general que se utiliza para referirse a todo tipo de sotware malicioso. En este se incluyen toda clase de programas dañinos para el ordenador, como los virus, el adware y el spyware, entre otros.

Una vez instalado en el ordenador, el malware puede afectar seriamente a nuestra privacidad y también a la seguridad de nuestros datos personales. De esta forma nuestra información más privada se ve comprometida.

En casos más inofensivos, el malware se limita a transmitir nuestros gustos a anunciantes, que los aprovechan para llenar nuestro ordenador de anuncios. En situaciones graves, pueden llegar a robar las claves de nuestra cuenta bancaria y “limpiarnos”.

La manera más común de combatir el malware es mediante el uso del antivirus y del firewall.  Sin embargo, este tipo de programas evita la instalación de software malicioso solo en parte. Pues en muchos casos somos nosotros mismos los que introducimos las amenazas sin darnos cuenta.

¿Cómo se propaga el malware?

El malware, como las enfermedades físicas, se propaga de diferentes maneras. En algunos casos depende del tipo de amenaza con la que nos encontremos, mientras que muchas otras es el propio usuario el que envía el virus o lo que sea sin darse cuenta.

Descargas de fuentes poco fiables

Una de las formas más sencillas de infectar cualquier dispositivo es instalar software de fuentes poco fiables. En el ordenador estas fuentes suelen ser páginas o programas de descargas, que los delincuentes informáticos aprovechan para enviar su software.

En cuanto a los móviles, para evitar posibles amenazas a la seguridad de nuestro dispositivo, lo mejor es limitarse a utilizar la tienda oficial y no instalar cualquier cosa que encontremos en una web.

Redes sociales y Whatsapp

Las redes sociales, los programas de mensajería como Whatsapp y el navegador web son fuentes de riesgo para los usuarios.

En el caso sobre todo de Whatsapp, los usuarios comparten links y contenido sin darse cuenta de que contienen un virus o una amenaza a la seguridad de nuestros datos.

Correo electrónico

Algunos usuarios, normalmente sin percatarse de ello, envían archivos infectados por correo electrónico. Sin embargo hay tipos de malware, como los gusanos, capaces de replicarse a sí mismo y de enviarse por mail sin necesidad de ninguna acción por parte nuestra.

Dispositivos de almacenamiento externo: discos duros y pendrives

Otra forma que tiene el malware de viajar es a través de un almacenamiento externo. Es común ver como algunos de los lápices de memoria que se usan en las oficinas están hasta arriba de todo tipo de malware, virus y gusanos.

Virus informáticos: Tipos más comunes y sus características

Los virus informáticos son la forma de malware más conocida y la que es potencialmente más destructiva. Pueden hacer cualquier cosa, desde borrar los datos de nuestro ordenador, hasta secuestrarlo para atacar a otros sistemas, enviar spam o alojar y compartir contenido ilegal.

Un virus informático se adjunta a un programa o archivo que le permite propagarse de un ordenador. Al igual que un virus común, los virus del ordenador pueden ser más o menos problemáticos. Mientras que algunos solo son molestos, otros son capaces de dañar nuestros archivos y también los componentes electrónicos o hardware.

Casi todos los virus vienen insertados en un archivo ejecutable. De esta forma el virus puede encontrarse en nuestro ordenador pero, salvo que ejecutemos el archivo en cuestión, no infectará nuestro equipo.

Así que hay que tener en cuenta que un virus no se puede propagar sin una acción por nuestra parte, como por ejemplo ejecutar el programa infectado. Muchos usuarios comparten archivos maliciosos en su correo, mediante lápices de memoria u otros sin darse cuenta.

Teniendo en cuenta esta definición de virus informático, hay que resaltar que los gusanos y troyanos se comportan de forma diferente, aunque pueden también clasificarse como virus.

Gusanos (Worms): subtipo de virus

Los gusanos se consideran una subclase de un virus. Este malware se propaga de una computadora a otra pero, a diferencia de un virus informático común, tiene la capacidad de propagarse sin ninguna acción humana. Este, de hecho, es el mayor peligro de un gusano: es capaz de enviar cientos o miles de copias de sí mismo, creando un enorme efecto devastador.

Por ejemplo, un gusano podría replicarse enviando una copia de sí mismo a todos los contactos de nuestra libreta de direcciones de correo electrónico. Al llegar al destinatario, el gusano se replicaría de nuevo y se reenvíaría a todos los que figuran en la nueva libreta de direcciones. Y así sucesivamente.

Una de las consecuencias del comportamiento de los gusanos, es que  consume demasiada memoria o ancho de banda de internet, lo que hace que los ordenadores dejen de responder adecuadamente.

Un reciente ejemplo es el gusano conocido como Blaster Worm, que fue sido diseñado para permitir que usuarios malintencionados controlen los ordenadores de forma remota.

Troyanos: abren una puerta trasera

Un troyano en apariencia parece ser un software útil o un archivo inofensivo. De ahí su nombre: viene oculto tal y como el ejército griego se ocultó en el caballo de Troya.

Los receptores de un troyano generalmente son engañados para que lo abran. Esto se debe a que parece que están recibiendo software o archivos legítimos de una fuente fiable.

A pesar de su apariencia inofensiva, el troyano está muy lejos de servir para algo: en realidad, una vez instalado causará problemas.

Del mismo modo que sucedía con los virus, al activarse un troyano, los resultados pueden variar. Algunos troyanos son más molestos que malintencionados (cambian el escritorio, agregan iconos, etc.), pero hay otros que pueden causar daños graves al eliminar archivos y destruir información en su sistema.

Por otro lado los troyanos crean una puerta trasera en el ordenador que brinda acceso a nuestro sistema, posiblemente permitiendo que la información confidencial o personal se vea comprometida.

A diferencia de los virus y gusanos, los troyanos no se reproducen al infectar otros archivos, ni se replican a sí mismos.

Phishing o suplantación de identidad

El phishing no es exactamente malware, aunque sí supone una de las amenazas más graves y comunes de Internet. El phishing o suplantación de identidad es un delito cibernético en el que una institución o empresa aparentemente legítima se pone en contacto con los destinatarios por correo electrónico, teléfono o mensaje de texto para conseguir datos confidenciales.

En los casos más comunes lo que buscan son detalles bancarios y de tarjetas de crédito y contraseñas. Luego, la información se utiliza para robar identidades, estafar grandes sumas de dinero, etc.

Una de las formas más comunes de reconocer el phishing es que es demasiado bueno para ser verdad. Por ejemplo, nos dicen que hemos ganado un iPhone, una lotería o algún otro premio lujoso. Estas ofertas suelen ser por muy poco tiempo, por lo que nos apremiam para que actuemos con rapidez.

El remitente de un mensaje con phising no corresponde al de la empresa o compañía oficial. Por eso es muy importante verificar la dirección de correo desde la que nos llega cualquier mail y, si vemos algo que no nos convence, no hacer clic en ningún enlace adjunto.

Adware: anuncios por todas partes

El adware muestra anuncios emergentes o pop-ups cuando menos lo deseamos. Este malware genera ingresos para su desarrollador al mostrar automáticamente anuncios.

Una vez instalado empiezas a ver dudosos programas de pérdida de peso, secretos para hacerte rico y advertencias falsas de virus, entre otros. Es posible, además, que experimentes cómo se abren nuevas pestañas, se cambia tu página de inicio o descubras un motor de búsqueda del que nunca has oído hablar.

Spyware: ladrón de datos

El spyware recopila nuestra información personal y la transmite a terceros interesados sin que nos demos cuenta. En los casos más grave instala troyanos.

Este software espía se utiliza principalmente para robar información y almacenar los movimientos de los usuarios de Internet. También sirve para publicar anuncios emergentes según los gustos de los usuarios.

Ransomware: secuestradores de archivos

El malware de rescate, o ransomware, es un tipo de malware que impide que los usuarios accedan a su sistema y archivos personales. Para que podamos recuperar el acceso a nuestro ordenador se nos exige un pago de rescate.

Existen varias formas de que el ransomware se instale e infecte nuestro ordenador. Sin embargo, uno de los métodos más comunes es a través del spam malicioso o un correo electrónico no solicitado que se utiliza para entregar malware. Este correo electrónico puede incluir archivos adjuntos con trampas, como archivos PDF o documentos de Word y enlaces a sitios web maliciosos.

Software de seguridad falso

El software de seguridad falso se muestra en apariencia como software legítimo. Sin embargo su último fin es engañarnos para instalar alguna que otra infección, robarnos información personal o hacer que paguemos por “limpiezas” innecesarias e incluso dañinas.

Te recomendamos ignorar toda clase de publicidad que prometa programas de mantenimiento del ordenador. Aunque no todos estos anuncios son falsos, lo mejor es consultar con un experto informático antes de arriesgarse a una infección o algo peor.

Software de secuestro del navegador

El software de secuestro del navegador se instala y modifica la configuración de nuestro navegador, muestra anuncios, crea accesos directos, roba nuestros datos, etc.

En algunos casos lo podemos reconocer porque nuestro buscador o página de inicio ha cambiado, o bien aparece una nueva barra de herramientas de la nada.

Lo peor de este tipo de software es que lo tienes instalado antes de que te des cuenta. Una vez que lo localices, suele desinstalarse quitando una extensión del navegador y modificando la configuración de este.

Virus y malware en el móvil

Un virus de teléfono móvil es un programa informático malicioso o malware que se instala en nuestro smartphone. Una vez infectado, el teléfono puede propagar el virus enviando mensajes de texto y correos electrónicos a otros dispositivos vulnerables.

El malware de los teléfonos móviles también puede propagarse a través de las aplicaciones descargadas. Aunque la fiabilidad de las tiendas oficiales de aplicaciones móviles no es del 100%, siempre son las más seguras para instalar software.

Por otro lado, el adware no solo aparece en los ordenadores, los móviles también pueden verse afectados por él. Lo más normal es que sea una aplicación la que esté provocando la aparición de todos esos anuncios. Si la localizas y la desinstalas es posible que desaparezca el problema. Pista: busca entre las últimas apps descargadas o actualizadas en tu smartphone.

El ransomware de los móviles generalmente muestra un mensaje que indica que el dispositivo se ha bloqueado debido a algún tipo de actividad ilegal. Obviamente nos exigen pagar una tarifa para el desbloqueo. Este software de bloqueo se suele instalar a través de aplicaciones maliciosas y se puede eliminar normalmente arrancando el teléfono en modo seguro y eliminando la aplicación infectada.

¿Cómo prevenir los virus y el malware?

Aunque en algunos casos eliminar una amenaza de nuestro ordenador es tan fácil como darle clic al antivirus, algunas de ellas persisten. Algunos virus y programas invasivos de publicidad son parásitos realmente difíciles de erradicar. Por esto es muy importante tomar medidas de prevención como las siguientes:

  1. Activa el firewall: la primera línea de defensa del ordenador es el firewall. A grandes rasgos, este crea una barrera entre nuestro ordenador, móvil, tablet u otro dispositivo, e Internet para bloquear las amenazas.
  2. Ten instalado un antivirus: el antivirus actua una vez que se ha detectado el malware y este ha traspasado el firewall. En algunos casos impide la instalación del software dañino, mientras que otras veces detecta y elimina virus ya instalados.
  3. Haz revisiones periódicas: Nunca sobra hacer un escaneado completo de nuestro dispositivo con el antivirus. Dependiendo del uso que le des al ordenador y las aplicaciones nuevas que hayas instalado, esta revisión puede hacerse más o menos frecuentemente.
  4. Realiza las actualizaciones recomendadas nada más que se lancen: Aunque este aviso se puede aplicar a cualquier tipo de dispositivo, cobra especial importancia en los smartphones. Muchas de las actualizaciones de los fabricantes tienen parches de seguridad y son imprescindibles para el buen funcionamiento del móvil.
  5. Vigila que las aplicaciones que instalas en tu dispositivo (ordenador, tablet, móvil, etc.) provengan de una fuenta fidedigna: si no tienes claro quién es el desarrollador del programa no realices la instalación. Sobre todo desconfía de los anuncios de software de seguridad. Los desarrolladores fiables de antivirus utilizan publicidad no invasiva. Así que si ves un anuncio con demasiada frecuencia puede que se trate de malware.
  6. Evita el software pirata: además de ilegal, el software pirata puede contener malware de todo tipo, en especial del más peligroso. Además, en la actualidad disponemos de toda clase de programas gratuitos, fiables y de calidad.
  7. Lee atentamente durante la instalación de cualquier programa: Es común que salgan varios avisos durante la instalación de software en el ordenador. Alguno de estos mensajes incluyen casillas de marcación que pueden activar o desactivar la instalación de publicidad invasiva o de otro software de secuestro del navegador.

¿Cómo saber si tenemos virus o malware?

Dependiendo del tipo de malware, en algunos casos podemos ver una disminución del rendimiento de nuestro equipo, otras veremos que suceden cosas “extrañas” como un exceso de publicidad, etc.

La forma más segura de descubrir y eliminar virus (y otros) por nuestra cuenta es pasando el antivirus. Este localizará y borrará las amenazas que encuentre.

El malware en los navegadores web se muestra como nuevas barras de herramientas, pestañas abiertas por sorpresa, buscadores desconocidos, etc.

¿Cómo eliminar el malware?

Desgraciadamente no podemos dar una respuesta simple, que valga para todas las situaciones. Mientras que en algunos casos simplemente basta con desinstalar el programa malicioso desde el panel de control, otras veces necesitaremos recurrir al antivirus.

Existen además aplicaciones destinadas a eliminar virus o adware concretos de nuestro ordenador. Si conocemos el nombre del sofware malicioso que tenemos instalado, con una simple búsqueda en internet es fácil que descubramos cómo deshacernos de él.

Tipos de virus informáticos más comunes y malware en internet
(5 ★ 100%) 1 voto[s]
Tipos de virus informáticos más comunes y malware en internet
Título
Tipos de virus informáticos más comunes y malware en internet
Descripción
Malware, virus informáticos, troyanos, gusanos, phishing... Internet está lleno de amenazas, pero muchas de ellas son fácilmente evitables.
Autor
Por
Equipo Chollos
Logo
Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para proporcionale la mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y también la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace anterior para leer más información.

ACEPTAR

Aviso de cookies